NOTICIAS -

Oratoria Escolar en tiempos de cuarentena.

Oratoria Escolar en tiempos de cuarentena.

 La Comunicaci√≥n oral a trav√©s del aula virtual, un momento irremplazable para recuperar la palabra propia.

Los que transitamos aulas en d√©cadas anteriores sabemos que ellas han sido reservadas siempre como espacio para ‚Äúel decir‚ÄĚ del docente, quedando destinada cualquier opini√≥n, reflexi√≥n, construcci√≥n, resignificaci√≥n o apropiaci√≥n que pudiera realizar el estudiante; al mismo rigor de la nada. As√≠ lo marcaba el curr√≠culo ( el dise√Īo), el sistema o la √©poca; cualquier argumento era indiscutible como base para la seguridad del docente, para sus esquemas o definiciones jactados de irrefutables y el ‚Äú0‚ÄĚ margen de debate.

El sentimiento de frustraci√≥n al  momento de sostener una idea, y la sensaci√≥n de soledad a la que se ha sometido a los estudiantes al momento de exponer ante la clase, ante los docentes o ante extra√Īos en una feria de ciencias por ejemplo; ha marcado generaciones. Nadie pudo ( o quiso) hacer nada para evitar el estr√©s y la angustia que acarrea hasta la adultez el estudiante que no tuvo un espacio en el aula para su propio decir y con ello asumir que s√≠ puede hacerlo, que s√≠ puede lograrlo.

Y ante esto me pregunto: ¬Ņcu√°l ha sido el prop√≥sito? La minusval√≠a otorgada a la voz del estudiante ¬Ņdaba mayor prestigio acad√©mico al docente? los contenidos √°ulicos cuanto menos interrumpidos o analizados eran ¬Ņm√°s seguridad acad√©mica  se pod√≠an adjudicar? Al margen de hallar las respuestas, debemos hablar de la duda que no queda: la dificultad a la hora de hablar en p√ļblico que se observa (y oye) en la mayor√≠a de las personas que se han formado en ambientes escolares similares al descripto, conductista 100% , y que han marcado un desempe√Īo profesional y personal por dificultades para comunicar, persuadir, cautivar, convencer.

Ese escenario aterrador, en t√©rminos de independencia para el estudiante, fue cambiando durante los √ļltimos a√Īos y aquellos que bregamos por una formaci√≥n en competencias comunicativas como responsabilidad de la Escuela, lo celebramos sin pausa y con mayor empe√Īo. Esta situaci√≥n  de cuarentena nos puso contra las cuerdas y nos marc√≥ la cancha desafiando fuerte; y ,gracias a las pol√≠ticas educativas de los √ļltimos tiempos, estamos sobrevolando la circunstancia, un ejemplo claro son Plataforma Guacurar√≠ y las radios escolares que han apostado a una metodolog√≠a constructivista.

Algunas sugerencias pr√°cticas:

La Escuela[1] es la instancia pertinente y la responsable de dotar de habilidades comunicativas  a los estudiantes, con absoluto respeto de las  diferencias, sin limitar ese acto a la ense√Īanza de leer ya escribir. Claro est√° que no fue (no es) nada f√°cil incorporar la compresi√≥n y expresi√≥n oral en el aula, recostando los fundamentos en la falta de tiempo, en el desorden y otros pretextos.

La propuesta educativa necesita trazarse dos caminos si pretende auxiliar al estudiante en este sentido:

  1. Comunicacionales: que los estudiante pierdan el miedo a hablar, expresarse con sus propias y m√ļltiples habilidades; donde el rol docente debe estar para romper con el sentido com√ļn aportando conocimiento cient√≠fico, acad√©mico pero merituando los conocimientos previos y apoy√°ndose en la identidad del estudiante.
  2. Sociocomunicacionales: la solidaridad, la valoración de lo propio, el rescate de la interacción y la escucha activa.

La competencias comunicativas fundamentales se relacionan con aprender a Estructurar un discurso para ser expuesto oralmente, teniendo en cuenta la respiraci√≥n, la proyecci√≥n voc√°lica, la emoci√≥n, tomando conciencia de que en el  FINAL es el momento al que debe ponerse mayor √©nfasis, energ√≠a distinta para cautivar, convencer, comunicar de acuerdo a nuestra intensi√≥n comunicativa [2] Competencia pragm√°tica y sem√°ntica: Coherencia entre Forma y Contenido. La necesidad de aprender a amalgamar el contenido acad√©mico, t√©cnico, social etc. a la forma con la cual los emitimos, es lo que transforma en exitoso un mensaje, midiendo este √©xito en raz√≥n de la reacci√≥n del p√ļblico receptor y de la coincidencia de √©sta con la esperada. Estrategias/ herramientas de comunicaci√≥n no verbal: la convivencia del lenguaje verbal y no verbal en la emisi√≥n de un mensaje √°ulico es absoluta. Tener la tranquilidad de saber utilizar estas herramientas posicionan al estudiante en un emisor influyente, l√≠der de su propio mensaje. Practicar la emisi√≥n de un discurso con la utilizaci√≥n estrat√©gica de silencios, con gestos,  sonrisa, con un suspiro, con la postura corporal, con el tono de la voz, con utilizaci√≥n del espacio ‚Ķen fin, utilizar de forma consiente y coherente el lenguaje No Verbal sabiendo que compone m√°s del 50% del √©xito de nuestra comunicaci√≥n. 

La calma que otorga el dominio de estas estrategias a la hora de comunicar en p√ļblico, dan al estudiante la posibilidad de poder ser creativo, innovar y apostar a otros desaf√≠os, sin tener que estresarse por la posibilidad de no generar impacto o influencia con su mensaje.

Esta posibilidad de ‚Äú√©xito comunicativo‚ÄĚ, con ello digo de ‚Äúfeedback‚ÄĚ, no se dar√≠a si la capacidad de escucha no estuviese tambi√©n desarrollada, entrenada, aprehendida. Es decir, paralelamente la acto de hablar se debe entrenar la capacidad de ‚Äúleer‚ÄĚ a los oyentes, interpretarlos, escucharlos, observarlos, y esto √ļnicamente se puede hacer llevando adelante una pr√°ctica de discurso en p√ļblico.

La comunicaci√≥n en p√ļblico no es ‚Äúa pesar‚ÄĚ de ellos, sino ‚Äúcon ellos‚ÄĚ. Los foros, las plataformas gratuitas, la utilizaci√≥n de dispositivos simples para poder grabar sonido e imagen,  nos desaf√≠an tambi√©n como docentes y como familia a incentivar a los ni√Īos y adolescentes a convertir una tarea o una actividad, en una pr√°ctica para exponer en p√ļblico, y con ello, comenzar el camino para que los estudiantes forjen un futuro mejor con el manejo de sus habilidades blandas  (como lo hicieron Zil√ļ, su mam√° y su pap√° en el video que acompa√Īa este texto o la explicaci√≥n para germinar que realiz√≥ Mateo con sus padres)

 

 

La radio escolar: el estudio/aula como escenario cómplice para potenciar habilidades comunicativas.

Las posibilidades que brinda la Radio Escolar es inmensamente productivo, incomparable en cuanto a la pasión que despierta en quienes participan por sentirse protagonistas de su propio relato y por lo pernicioso de esta herramienta pedagógica que pone en el centro del estudio al estudiante, acallando las estratégicas adultocéntricas, siendo cómplice en la elaboración de planificaciones constructivistas. Las planificaciones docentes que apuntan a ser trabajadas en el estudio de radio escolar, ofrecen innumerables oportunidades de llevar a la práctica estas herramientas, conceptos y estratégicas antes descriptas. Cada rol dentro del aula estudio, permite dejar de teorizar y vivir con los sentidos y el cuerpo el acto de habla y el acto de escucha. Deja entonces y al fin el estudiante, de experimentar con ejemplos ajenos o  extraídos de libros académicos fríos y sin emoción.  Es lo que emociona lo que se vuelve memorable y solo entonces, queda aprendido.

Finalmente,  dejo en la voz de Savater, lo que entiendo con una descripción grafica e ilustrativa del circuito completo de la comunicación: la conversación, rescatando con ello la importancia de generar espacios de comunicación como los que podemos generar en este tiempo de cuarentena y de aulas virtuales:

‚ÄúAsegurar que el hombre es un animal ‚Äúracional‚ÄĚ o un ‚Äúser pensante‚ÄĚ parecen definiciones algo pretenciosas, a la vista de c√≥mo va el mundo. Quiz√° sea m√°s ajustado a la verdad decir que somos ‚Äúanimales dotados de lenguaje‚ÄĚ, ‚Äú animales que hablan‚ÄĚ, incluso si se quiere ‚Äúanimales parlanchines‚ÄĚ. Pero lo que desde luego cada vez va siendo m√°s dif√≠cil asegurar de nuestros cong√©neres es que sean animales que conversan. Hablamos pero no conversamos. Disputamos, pero conversamos. Disputamos, pero rara vez discutimos. La conversaci√≥n no consiste en formular peticiones o s√ļplicas ni en darse √≥rdenes o amenazas, ni siquiera en susurrar halagos o promesas de amor. El arte de la conversaci√≥n es el estado m√°s sofisticado, m√°s civilizado, de la comunicaci√≥n por medio de la palabra. Un arte hecho de inteligencia, de humor, de buenos argumentos, de an√©cdotas e historias apropiadas, de atenci√≥n de lo que dice el vecino, de respeto cr√≠tico, de cortes√≠a‚Ķes tan sofisticado y civilizado este arte que hoy probablemente s√≥lo sigue estando al alcance de alguna tribus (‚Ķ) yo a√Īadir√≠a que nos hace tambi√©n m√°s civilizados y m√°s humanos. Conversar fue un arte en el que cualquiera pod√≠a sentirse artista y a la vez disfrutar del talento ajeno. Un arte muy barato, adem√°s; pero hoy s√≥lo creemos en lo que compramos caro y en lo que nos permite seguir comprando‚Ķ‚ÄĚ

Fernando Svater, ‚Äú Un arte en desnudo‚ÄĚ (fragmento) ,en El Pa√≠s semanal, agosto de 1.998. [3]

                                             María del Carmen Aguirre

 

Encontrá en Plataforma Guacurarí a través de este link, material que te puede ayudar para esta temática.

http://guacurari.misiones.gob.ar/plataforma/#/alumno/asignaturaPrograma/173890

[1] Cuando hablo de Escuela, léase Institución educativa más allá del nivel, la modalidad o su condición de publica o privada.

[2] La intensi√≥n la desciframos pregunt√°ndonos ¬Ņ qu√© pretendemos con eso que vamos a comunicar? ¬Ņ que buscamos con la emisi√≥n del mensaje que daremos? En definitiva ¬Ņ que pretendemos con nuestro acto comunicativo?

[3] Texto completo disponible en internet. Este fragmento fue tomado del ejemplo dado en el libro El Aula: un espacio para aprender a decir y escuchar. Avenda√Īo y Perrone.Ed. Homo Sapiens, 2.012